Menu

Este descubrimiento marca un hito en nuestra comprensión del Sistema Solar y sus componentes, abriendo nuevas líneas de investigación y alimentando la fascinación por el cosmos y las posibilidades de vida más allá de nuestro planeta.

Futuro360 - 14 de febrero de 2024

Un estudio reciente ha sacudido las bases de nuestra comprensión del Sistema Solar, revelando un descubrimiento sorprendente: agua en los asteroides Iris y Massalia. Contrario a las creencias anteriores, estos hallazgos desafían la noción de que el agua no podía existir en estos cuerpos rocosos.

El telescopio infrarrojo SOFIA, conocido por sus contribuciones destacadas a la astronomía, fue el instrumento clave en esta revelación. Utilizando datos recopilados por SOFIA, los científicos  identificaron firmas espectrales que indican la presencia de agua en estos asteroides, ampliando nuestro conocimiento sobre la composición y distribución de elementos en nuestro sistema solar.

Iris, con un diámetro de 199 km, se erige como uno de los asteroides más grandes conocidos, orbitando entre Marte y Júpiter a una distancia promedio de 2.39 unidades astronómicas. Por su parte, Massalia, con un diámetro de 135 km, comparte una órbita similar a la de Iris.

Este descubrimiento desafía las concepciones previas sobre la composición de los asteroides, mostrando que no son todos cuerpos rocosos desprovistos de agua, sino que pueden contener cantidades significativas de este vital compuesto.

Según reportó Universe Today, la Dra. Anicia Arredondo del Instituto de Investigación del Suroeste, autora principal del estudio, ha confirmado la presencia de agua en los asteroides, señalando que su volumen y prevalencia son consistentes con los hallazgos previos en la Luna. Este descubrimiento no solo amplía nuestra comprensión del Sistema Solar, sino que también arroja luz sobre la posible distribución del agua en sistemas exoplanetarios, aumentando la especulación sobre la existencia de vida extraterrestre.

Lee aquí la nota completa

Go Back